ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

"Líderes universitarios formando capital humano para el bien común"

Estimados colegas: Confío que próximamente obtendré respuestas sobre la "Pedagogía del ejemplo". Justamente nace con motivo del Día del Maestro... Frente a los conflictos y paralizaciones sociales, me pregunto si lo que enseñamos a quienes ahora son adultos no fue suficiente y si estábamos preparados para darles una educación integral que incluya los aspectos cognitivo, emocional y valores para construir una sociedad mejor. Por los resultados, me parece que no hemos aplicado la pedagogía del ejemplo. Ser espejo de práctica de valores y la coherencia de nuestra vida personal, familiar y social para influenciar en nuestros alumnos, padres de familia y sociedad en general.

Vistas: 428

Respuestas a esta discusión

Estimados colegas:
Desde el 05 de octubre la ciudad de Tingo María se encuentra paralizada por la Huelga cocalera del valle del Huallaga y Monzón. Me pregunto ¿Acaso no saben respetar los derechos de los demás? ¿Por defender el cultivo ilegal de la coca, se puede paralizar la educación? ¿El Estado no puede resolver el problema? ¿Por qué no se preparan líderes sociales para fortalecer la democracia? Frente a esta situación reconozco la importancia de los cursos de Responsabilidad y Desarrollo social de la Uladech. ¿Pero para obtener algunos logros, reitero, debemos aplicar la pedagogía del ejemplo. Finalmente, no sólo se trata de fortalecer la democracia mediante el dictado de estas asignaturas, sino, la práctica de valores y la coherencia de nuestra vida personal, familiar y social para influenciar en nuestros alumnos, padres de familia y sociedad en general.
Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.
Concuerdo con usted colega en que debemos ser coherentes tanto en nuestra vida personal y familiar, esto es necesario para predicar con el ejemplo no solo en el dictado de clases, si no tambien en nuestro caso con la puesta en práctica de las diferentes actividades de responsabilidad social que debemos ejecutar en las zonas de influencia de nuestra universidad, y cuando digo actividades a realizar estoy señalando que el desarrollo de las asiasignaturas de responsabilidad social implican necesariamente relizar trabajo de campo en favor de la población donde este ubicada las diferentes sedes de la universidad, asi devolveremos algo d elo que nos brinda la población que nos acoge.
Estimado colega Nicolás Quiroz:
Te agradezco la respuesta y espero la participación de los demás colegas. Imagínese si los más de 500 docentes de la ULADECH CATÓLICA practicáramos la pedagogía del ejemplo. El nivel académico y la calidad de la educación se elevaría y cumpliríamos con los diversos indicadores que exige la calidad universitaria y en un próximo ranking estaríamos dando la sorpresa al país. Además la práctica de valores en los alumnos sería más fácil. Soy optimista y practico la pedagogía del ejemplo en las aulas, en el hogar, el trabajo y la comunidad... Es un poco difícil, pero la satisfacción espiritual es muy grande.
Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.
Estimados colegas:
Con respecto a la pedagogía del ejemplo he recibido por correo el siguiente proverbio suizo:
"Las palabras son enanos; los ejemplos son gigantes." Lo que significa que como docentes debemos ser coherentes entre lo que enseñamos y practicamos. Somos ejemplo permanente de nuestros alumnos y de la sociedad. No los defraudemos.
Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.

Estimado colega Augusto:

Agradezco tu aporte sobre este tema de encuentro personal con nuestra responsabilidad educadora.

La superación de toda persona es permanente y constante para sobresalir en esta sociedad discriminadora y competitiva. Como bien lo señalas, no hay casualidad.

La condición de docente universitario nos exige practicar la Pedagogía del ejempo que es fruto de un largo proceso de aprendizaje y experiencias que van afirmando nuestra personalidad y definiendo nuestra vocación de servicio.

Según Maslow, en la búsqueda de nuestra autorrealización, sentimos que la Pedagogía del ejemplo es una forma de contribuir con la sociedad a partir de nuestros talentos, de lo que sabemos y nos gusta hacer.

Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.

Estimado colega Augusto:

Qué alegría compartir temas de reflexión sobre nuestro aporte para cambiar la sociedad. Te presento una interesante lectura de un epitafio escrito en la tumba de un obispo anglicano, que se encuentra en la cripta de la Abadía de Westminster en la Plaza del Parlamento en Londres, y dice lo siguiente:


Cuando yo era joven, y mi imaginación no tenia límites, yo soñaba con cambiar el mundo. A medida que me torné más viejo y más sabio, descubrí que el mundo no cambiaría. Reduje entonces, mi campo de visión y resolví cambiar apenas mi país. Más acabe hallando que eso, también, era yo incapaz de cambiar. Envejeciendo, en la última y desesperado intento, decidí cambiar apenas mi familia, los más próximos, más, ahí de mí, ellos ya no estaban allí. Ahora, en mi lecho de muerte, de repente percibo: si yo me hubiese empeñado apenas en cambiarme a mí mismo, con mi ejemplo yo habría cambiado a mi familia. Con la inspiración de la familia y empeñado en ella, habría sido capaz de mejorar mi país y, quien sabe, podría hasta haber cambiado el mundo.

Finalmente, añado lo que me comentó mi profesor de primaria en una última visita que le hiciera el año pasado: Los profesores ejercemos la profesión más importante en la sociedad y nos acerca a Dios y a su hijo el Maestro de maestros.

Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.

Estimados colegas:

Retomo el foro sobre la Pedagogía del ejemplo, después de casi un año. Una de las razones es la poca participación de los colegas y parte de mi tiempo lo he dedicado a realizar estudios de posgrado. Mi conciencia me exige enseñar, estudiar y publicar. En este caso, compartir experiencias para socializarlos entre los colegas de las diversas disciplinas miembros del Departamento de DARES.

Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.

Estimado colega Augusto:

Gracias por tu participación en el foro, me animas a seguir compartiendo reflexiones sobre la Pedagogía del ejemplo. Te presento un caso real que me ayudó a cambiar y asumir con mayor responsabilidad el trabajo docente:

En el año 1990 conocí una experiencia extraordinaria  de una colega encargada del primer grado de primaria y que en el momento de la matrícula, por alguna razón, la directora había permitido el ingreso de cincuenta alumnos para ese grado. 

La profesora recibió su nómina de matrícula con la mejor disposición y se dedicó a organizar la primera reunión con los padres de familia de su sección, en la tarde del primer día de clase. Se presentó: Soy la profesora Silvia y estoy a cargo de la educación de sus hijos… el motivo de la reunión es que tengo a cargo cincuenta alumnos y no les puedo enseñar a todos; por favor, les pido que se anoten en estas dos listas: en uno los padres que desean que sus hijos estudien en las mañanas y en el otro los que desean que sus hijos estudien en la tarde. Por favor ayúdenme con la distribución de dos grupos de veinticinco alumnos para poder enseñar mejor a sus hijos. 

Luego de algunas vacilaciones y preferencias por el turno de la mañana se logró distribuirlos en dos secciones. La profesora les agradeció por su comprensión y les dijo que a partir de mañana empiezan las clases con total normalidad. De pronto una madre de familia le pregunta: Profesora, los padres de familia del turno de la tarde ¿Cuánto tenemos que pagar? La profesora responde: Disculpe, no entiendo ¿Pagar de qué? Pagarle a usted profesora, porque el Estado le paga por enseñar en la mañana y no en la tarde. 

La profesora Silvia les responde: Los maestros que tenemos vocación, estamos comprometidos con nuestro trabajo de enseñar y cuando ingresé al magisterio supe la responsabilidad que tenemos los maestros para formar las nuevas generaciones de ciudadanos y ciudadanas que cambiarán la sociedad. Tengo el orgullo y la satisfacción de poner los primeros conocimientos y la enseñanza de valores en ellos: Soy como el ingeniero que pone las bases de lo que será un gran edificio. No me deben nada, solo les pido que me ayuden con sus hijos en casa. Tengo paciencia y amor para enseñar a sus hijos y me siento honrada de ser su segunda madre. Confío en que juntos lograremos hacer un buen año escolar. Yo presencié esa reunión… 

Los padres y madres de familia se acercaban a estrechar las manos de la profesora de su hijo, con mucho respeto y admiración a una profesora que marcaba la diferencia.  Aprendí una gran lección de esta maestra ejemplar que se mantiene en el anonimato probablemente por la indiferencia de sus colegas y las autoridades educativas de Aucayacu.

Cordialmente: Raúl F. Gamarra Huertas.

 

Buenas noches colega Raul, la pedagogía del ejemplo, tema tan vigente y de profunda reflexión. Efectivamente, cuando se ve lo que sucede en nuestra sociedad tenemos que preguntarnos que paso? Simplemente pues es el resultado de esa sociedad de los últimos 20 años o mas tal vez. Donde la mujer ingresa al campo laboral y ya deja de ser esa mama" de antes" que esperaba a los hijos y al esposo; donde ese esposo se compromete con el trabajo y deja de tener presencia en casa; donde la tecnología "pretende" suplir el cariño, la atención de los padres y no está mal de que asi suceda, tenemos que avanzar con la época; lo que sucede es la falta de compromiso por parte de todos. Se viene a mi mente la frase de Nadine Heredia: es tan dificil andar derecho?

RSS

© 2017   Creada por ULADECH.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio