ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

"Líderes universitarios formando capital humano para el bien común"

 

 

Estimados Colegas:

Este 25 de Marzo, hemos celebrado el "Día del Niño por nacer", fecha que nos recuerda que todo niño tiene derechos desde el vientre materno y que estos derechos son inalienables desde el momento de la concepción.

En nuestro país contamos con la Ley Nº 27654, dada por el Congreso de la República en el año 2002, esta ley está basada en el Artículo 1º de la Constitución Política del Estado, que señala que “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”.

Pero también debemos considerar el Artículo 2°  de nuestra Constitución que dice:"toda persona tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y  física y a su libre desarrollo y bienestar y que el concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”.

Nuestra Constitución ampara al Niño por Nacer, sin embargo se la quiere ignorar, aprobando leyes (que están en agenda), que desconocerían que el No Nacido es un ser humano que está empezando a vivir, vulnerando sus derechos.

La vida empieza desde la concepción, la unión del óvulo con el espermatozoide, que dan origen a un nuevo ser (Cigoto) y a través de la recombinación del material genético de ambos padres (50% de la madre y 50% del padre), este ser humano tiene una carga hereditaria genotípica y fenotípica, un sexo determinado, hombre o mujer. Es la multiplicación de esta nueva célula el Cigoto, que va a dar origen a diferentes estructuras, órganos y sistemas y que en estadio de Blastocito,  se va a implantar en el vientre materno para que allí, se desarrolle como embrión, luego como feto y después de nueve meses, de recibir todo lo que necesita de su madre (alimentación, oxigenación, defensa, protección, influencia hormonal) y sobre todo el amor y cariño que este necesita y merece, va a nacer y entrar en contacto con el mundo; permitiéndole continuar con  esa maravillosa vida que Dios le  dio.

Defendamos entonces la vida, desde la fecundación, hagamos que este Niño por Nacer, llegue a vivir y se cumplan todos sus derechos; los cuales a continuación transcribo del documento dado por el Ministerio de salud:

  • El Niño por Nacer es todo ser humano desde el momento de la concepción, es decir, desde la penetración del óvulo por el espermatozoide, hasta el momento de su nacimiento.
  • El Niño por Nacer goza de todos los derechos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño y tiene derecho a una protección especial, más que cualquier otra persona, por parte de la familia, el Estado y la sociedad.
  • El Niño por Nacer tiene derecho a la vida, a estar sano, a encontrar una familia, a educarse y a desarrollarse en un ambiente favorable.
  • Aunque no haya nacido, es un ser vivo que tiene sus derechos, y aunque no los pueda reclamar o manifestar, los ejerce plenamente, también a través de sus padres o apoderados.
  • En todas las decisiones y medidas que tomen o en que intervengan instituciones públicas o privadas, así como órganos legislativos, judiciales o administrativos, es de consideración primordial el Interés Superior del niño por nacer. 
  • El Niño por Nacer se afecta en su salud si su madre fuma, toma alcohol, por lo que es primordial que ambos se cuiden y se cumpla con su control prenatal. Hoy sabemos que mediante la estimulación prenatal, se potencializan sus habilidades aún antes de nacer.

Es importante que este niño crezca en familia,  que tanto el padre, como la madre, le transmitan su amor, cariño y cuidados.  Es importante también que el padre se relaciones y se involucre en el cuidado de la salud de la  familia y de su hijo, amándolo desde el momento que lo concibió; que respete a su pareja, comunicándose con ella permanentemente, amándose  y siéndose fieles ambos, logrando así formar personas dignas, que respeten la vida y familias solidas que enseñen a sus hijos principios, valores que nunca se deben  dejar de practicar.

Entonces colegas, está en nuestras manos hacer cumplir estos derechos y transmitir a nuestros alumnos el amor por la vida desde al concepción, para permitir que todo  nuevo ser, tenga las oportunidades que tuvimos desde que nuestros padres nos concibieron y que gracias a ellos y a Dios, se cumplió en nosotros  el milagro de la vida y el Derecho de Nacer.

Contribuiremos así como docentes, a formar profesionales respetuosos de la vida, con una educación sólida, que se desarrolle y actué en base a principios y valores.

Dios les Bendiga.

Obst. Sara Reyes Ortiz.

 



 

Vistas: 108

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES para agregar comentarios!

Únete a ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

© 2019   Creada por ULADECH.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio