ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

"Líderes universitarios formando capital humano para el bien común"

Exigencias éticas de la Educación virtual

Las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones
posibilitan la creación de un nuevo espacio social-virtual, este nuevo entorno, se está desarrollando en el área de educación, porque posibilita nuevos procesos de aprendizaje y transmisión del conocimiento a través de las redes modernas de comunicaciones.
Conviene replantearse profundamente la organización de las actividades educativas, mediante un nuevo sistema educativo en el entorno virtual.
El espacio virtual, las aulas sin paredes, cuyo mejor exponente actual es la red Internet, no es presencial, sino representacional, no es proximal, sino distal, no es sincrónico, sino multicrónico, y no se basa en recintos espaciales con interior, frontera y exterior, sino que depende de redes electrónicas cuyos nodos de interacción pueden estar diseminados por diversos países.
Este entorno de multimedias no sólo es un nuevo medio de información y comunicación, sino también un espacio para la interacción, la memorización y el entretenimiento.
Podemos afirmar que el acceso universal a esos escenarios y la capacitación para utilizar competentemente las nuevas tecnologías presenta algunas exigencias éticas, que intentamos reflexionar y proponer.
En definitiva, el “campus” virtual se engloba en los considerados “campus dispersos”. El campos virtual será su propio domicilio, su lugar de trabajo y el centro académico, unidos entre sí por redes de comunicación de diverso tipo. Además, formarán parte de una nueva experiencia de comunidad universitaria dentro del “campus virtual”.
La desigualdad al acceso a las tecnologías es punto importante para analizar y uno de los problemas a resolver.
En el ámbito de América Latina, que es una de las regiones con mayor desigualdad, no es fácil emprender la tarea de la educación en línea por una serie de factores como los altos niveles de desigualdad social (de 500 millones de personas, más de 200 millones viven en pobreza y mas de 80 millones en pobreza crítica) sólo 134 millones tienen acceso a Internet y más de siete millones en el Perú.
El mundo asiste a un cambio continuo y vertiginoso que va involucrando una nueva manera de relaciones. Hacia el año 1900, la cantidad de conocimiento disponible para los seres humanos venia doblándose más o menos cada 500 años. Hoy día, se dobla cada dos años. Algunos futuristas predicen que la cantidad total de información que hoy tenemos no será ni el 5 por ciento de la que estará disponible para el año 2010. Otro futurista más audaz ha predicho que, para el año 2020, el conocimiento habrá aumentado a una tasa pasmosa, doblándose cada treinta y cinco días. Este cambio, alimentado por cantidades de información cada vez mayores, seguirá siendo la característica primordial de la era de la información. (Dave Kahale, Los 6 sombreros del vendedor exitoso, 5,7).
Ciertamente existen riegos en la enseñanza virtual como la suplantación de identidades, la violación de la privacidad y de la propiedad intelectual, son algunos de los problemas éticos que hereda la educación virtual del soporte tecnológico: la Internet. Es sabido que utilizando servicios de la Internet las personas se pueden comunicar y relacionar sin la obligación de demostrar su identidad, sea utilizando seudónimos o identidades falsas o suplantando la identidad de otra persona. Para Mojorovich (2006), “el anonimato crea problemas de integridad porque desconecta las palabras de las personas”.
Sin embargo también encontramos valores en la educación virtual como la inclusión y la tolerancia, valores que son necesarios fortalecer. Tengamos en cuenta que el conocimiento no podrá generalizarse sin una actitud tolerante, que implica la puesta en práctica de la visión transcultural, transreligiosa, transpolítica y transnacional.
Hay otros valores que la educación virtual estimula como la autoestima, la superación de los propios límites, el sentido de la responsabilidad y del orden, el auto estudio y la observación de las exigencias académicas, el sentir ético, el esfuerzo personal, la organización y trabajo en equipo, los valores culturales y la creatividad e investigación.
Con mirada reflexiva y reconociendo las riquezas que la educación virtual alcanza, gracias al uso de las Tic, es prioridad en el educador virtual encontrar el punto de equilibrio no sólo en la flexibilidad pedagógica y logros cognitivos sino en el acercamiento y en el acompañamiento para fortalecer la formación humana en todas sus dimensiones.
Observar lo que se gana con la tecnología pero también lo que se pierde con ella. Una de esas pérdidas es el contacto directo, la relación cara a cara, el perder el contacto real con las personas, con los sentimientos y expresiones espontáneas y con las cosas.
Hay una gran ventaja para asumir lo humano desde la virtualidad a pesar de las carencias que surgen por falta del contacto directo. Es el acompañamiento individual a los aprendizajes, en este sentido, los docentes están llamados a ubicar el desarrollo de aprendizajes desde la importancia del compromiso humano, del aprender a ser, antes que del tener o saber.
“La red es una autopista pero también un laberinto. Nos puede esclavizar o liberar, aumentar la solidaridad o el individualismo, empobrecer o enriquecer”. ¿Entonces que hacer? Enseñar a buscar, enseñar a entender, enseñar a aplicar el sentido crítico y enseñar a comunicar.
Para este fin se propone alternativas como el seguimiento y control de la actuación del participante, la concientización del participante, la definición de reglas claras, la combinación de actividades síncronas y asíncronas, el uso sistemático de softwars o programas de audio y vídeo, actividades que deben ser justificadas por los estudiantes.
A modo conclusión podemos afirmar que:
Los sistemas de educación virtual, -desde una visión pedagógica- ofrecen más ventajas que inconvenientes; sin embargo no se pretende soslayar los riesgos y los posibles fracasos en los que las instituciones de educación superior pueden incurrir si las instancias de gestión, de docencia e investigación no toman las decisiones pertinentes que permitan establecer una relación interactiva de tipo horizontal entre estudiantes, tutores e institución, en función de propiciar procesos educativos de alta calidad.
Las comunidades virtuales de aprendizaje, que se configuran en torno al espacio de relación, son un marco de relación donde el respeto es el valor que marca la pauta de la interacción. No sólo las normas son importantes en estos espacios, también es importante establecer unas relaciones fundamentadas en la seguridad del respeto a la identidad, a la intimidad y, por lo tanto, basadas en la mutua confianza .
Los estudiantes “a distancia” del siglo XXI experimentan una estructura y soporte, tanto para la planificación y la preparación de los materiales didácticos, como para proporcionar apoyo al estudiante.
El estudiante comprende el cambio de rol que debe asumir en un sistema a distancia con un aprendizaje activo y autónomo, interrelacionado e integrado en la comunidad virtual, en sintonía con el modelo educativo mundial, donde se intenta globalizar la educación.

Vistas: 121

Comentario de Valerio Corzo Urrutia el enero 21, 2010 a las 10:53am
Estimado P. Juan Roger:
Reciba mis saludos a la vez felicitar por el artículo sobre las Tics, ciertamente los que nos encontramos en ese grupo de los siete millones que tenemos acceso a internet nos sentimos privilegiados por la cantidad de información que conocemos y que nos debe llevar a discernir lo que es bueno y lo que es malo para nuestra formación. Como docentes debemos tener muy en claro que el uso de estos medios amplia nuestros horizontes de relaciones con los demás especialmente con nuestros educandos, por lo tanto la selección de contenidos debe ser garantizada por una fuente fidedigna y de calidad. Hay mucha información aparentemente buena e inofensiva, pero que revisando minuciosamente encontramos mensajes ocultos que debemos tener cuidado al momento de proponer a los estudiantes.
Un abrazo.
Valerio.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES para agregar comentarios!

Únete a ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

© 2019   Creada por ULADECH.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio