ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

"Líderes universitarios formando capital humano para el bien común"

Golpes de Viento Crítico: “COGNICIÓN DEL PENSAMIENTO COMPLEJO”

Cuando se menciona en el espacio academicista el Pensamiento Complejo se consigue asociarlo perspicazmente con el Maestro Edgar Morín, sociólogo y filósofo francés cuyos trabajos engloban un ejido muy extenso de investigaciones. Morín se formó en derecho, filosofía, historia y ciencias políticas. Se anexó al Partido Comunista mientras se desarrollaba la guerra y se separo de él en 1951. En 1950 este es incorporado en el CNRS –Centre National de la Recherche Scientifique-. Subsiguientemente en 1959 fundó con Georges Friedmann y Roland Barthes el Centro de Estudios de Comunicación de Masas y divulgó la revista Comunicación, entre otras actividades del ámbito investigativo. Es innegable que dentro de la catadura dialéctica, la complejidad se concibe como un tejido –complexus- de componentes heterogéneos indivisibles, que exhiben por lo tanto la característica de lo uno y lo compuesto. Al inferir con crecida curiosidad, la complejidad es indisputablemente el lienzo de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, audacias, azares, que conciertan nuestro mundo fenoménico. De tal manera, que la complejidad se demuestra con los rasgos turbadores del enredo, de lo enmarañado, del desorden, la ambigüedad, la incertidumbre... De allí surge el requerimiento de enaltecer el conocimiento, de poner orden en los fenómenos, rechazando el desorden, de suprimir lo incierto. Esto significa pues; que deben escogerse los elementos de orden y de certidumbre, para quitar la vaguedad, depurar la idea estéril, diferenciar, ponderar... No obstante, la complejidad ha retornado a las omnisciencias, mediante la idéntica ruta por la que se había marchado. El perfeccionamiento mismísimo de la ciencia física, utilizada para correr la cortina del orden impecable en el mundo, su relatividad absoluta y perfecta, su subordinación a una Ley celularia y su complexión de una materia simple primigenia –átomo-, se apertura finalmente a la complejidad de lo actual. Se ha desenmascarado en el universo físico un comienzo de desangramiento, de degradación y de desorden -segundo principio de la termodinámica-. Es así, conforme a la línea de pensamientos del maestro Morín, que el supuesto lugar de la simplicidad física y lógica, confiesa la extrema complejidad microfísica, la partícula no es un ladrillo primario, sino un lindero sobre la complejidad, operablemente inconcebible; el universo no es una máquina perfecta, es un asunto en vías de descomposición y simultáneamente de alineación. Entonces; es axiomático que los fenómenos antropo-sociales no conseguirían someterse a umbrales de inteligibilidad menos complejos que aquellos emplazados para los fenómenos naturales. A los seres humanos nos hizo efectivamente falta; la complejidad antropo-social en vez de disolverla o encubrirla. Irrebatiblemente que el conflicto presumible o hipotético del pensamiento complejo es que corresponde desafiar lo entramado –juego infinito de inter--retroacciones la conservación de los fenómenos entre sí, la niebla, la irresolución, la refutación. Así es que, tendría que sustituirse el paradigma de la disyunción – reducción – unidimensionalización por un paradigma de distinción – conjunción que admita desigualar sin desarticular, mancomunar sin identificar o reducir. Ese paradigma comportaría un principio dialógico y tanslógico, que compondría la lógica conservadora apaleando a sus límites de facto –contradicciones- y de jure –límites del formalismo-. El propósito del maestro Morín, no es el de especificar los -mandamientos- del pensamiento complejo que frecuentan desentrañar, sino el de concienciarse a las ingentes lagunas del pensamiento, así como acertar que un pensamiento mutilante empuja, ineludiblemente, a hechos mutilantes. Se debe tomar cognición del escudriñamiento coetáneo del pensamiento. El estudio actual del espíritu está en la hiper-simplificación que empecinada a la complejidad de lo existente. En cuanto a la patología de la idea está en el idealismo, en el que la idea encubre a la realidad que tiene por cometido traducir, y se hurta como única realidad. Concluyentemente las personas estamos empecinadas al problema de la complejidad. Sin embargo; esa turbación es parte de nuestra ferocidad. Residimos persistentemente en los albores del espíritu humano. Únicamente el pensamiento complejo nos condescendería perfeccionar nuestro conocimiento. “La formulación de un problema, es más importante que su solución” “Cada día sabemos más y entendemos menos” -Albert Einstein- Henry José Arévalo Rodríguez Articulista de opinión venezolano Doctor en Ciencias de la Educación (UPEL-IPMALA) https://univirtual.com.ve/2/index.php/homepage/actualidad/item/35-g...

Vistas: 40

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES para agregar comentarios!

Únete a ULADECH CATÓLICA: RED DE DOCENTES

© 2018   Creada por ULADECH.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio